Superando el Sida

Información objetiva que desmitifica el Sida

¿TE ACUERDAS DE AQUELLOS AÑOS Y DE LA FAMOSA EPIDEMIA DE SIDA? Recuerdos de un futuro cada vez más próximo (Superando el sida)

…¿Aquella dizque epidemia que afectaba a drogadictos, homosexuales, negros y personas de conducta sexual dudosa?...

…¿Te acuerdas de cómo trataban a la gente? No me extraña que muchos quisieran morirse, se les miraba como si fueran apestados, a menudo los aislaban de los otros enfermos…no era raro, sobre todo al principio, que los médicos y enfermeras entraran en las habitaciones de los enfermos vestidos poco menos que de astronautas, para no contagiarse, y eso que decían que el virus sólo se transmitía por sangre y sexo, y no por el aire…

…Resulta que, si te colgaban el sambenito de que estabas infectado, hasta los mismos seguros de vida se desentendían, o sea, perdías todos los derechos…En muchos países hasta tenían listas negras, con los nombres completos o las iniciales, (que para el caso es lo mismo, pues se demostró que con ese medio también se podía conocer perfectamente su identidad), de aquellos que habían sido catalogados como “enfermos de sida” o bien como infectados…las autoridades sanitarias de esos países decían que “esas listas de apestados eran necesarias para controlar mejor la epidemia”…

…¿Recuerdas que les daban fármacos muy tóxicos, de la misma familia química que los fármacos que se usan para el cáncer, porque decían que total se iban a morir? Y tenían razón, al final se morían, pero no de lo que nos decían, sino de otras causas, entre ellas los mismos tratamientos…lo raro es que, del modo como los trataban, se pudieran mantener sanos mucho tiempo…

…¿Y qué me dices sobre cómo hacían para determinar si las personas estaban infectadas? Al principio lo hacían “a ojo”, o sea, si estabas delgado, o tenías ganglios, o una infección… y eras gay…ya estaba. Luego, dejaron los diagnósticos "a ojo" para África, (bastaba estar delgado, o tener diarrea, por ejemplo, para considerarte "infectado"), y se inventaron una especie de tests...que al final se vio que también eran un completo fraude, pues bastaba con una simple gripe para dar positivo en ellos…

…Fíjate lo bien que tenían montado el tinglado que hasta hacían unos análisis en los que decían detectar hasta la cantidad de virus que tenían las personas, hablaban de proteínas del virus, de su genoma…sin embargo, en más de 30 años nunca se consiguió aislar un solo virus de un enfermo…ni hacerle una foto al microscopio electrónico…

…Todo aquello fue bastante vergonzoso, la verdad, la gente no se enteraba de nada, incluso los propios médicos eran totalmente ignorantes de lo que estaba pasando…Lo cierto es que pusieron mucho cuidado en los medios de comunicación para que no se supiera nada, sobre todo en los medios importantes…todo era hablar de la epidemia y de lo jodida que era la enfermedad…Te ponían imágenes de enfermos terminales de sida que parecía que habían salido de Auschwitz… luego supimos que el deterioro físico que tenían era la consecuencia de la administración continuada de productos que 20 años antes ni siquiera habían sido aprobados para su uso en el cáncer por ser demasiado tóxicos…como si irradiáramos con fuertes radiaciones durante un tiempo a una persona, la dejáramos hecha un trapo y luego dijéramos que había sido un virus…¡Demencial!

…Es increíble que ni siquiera los médicos se dieran cuenta de lo que estaban haciendo…estaban tan ocupados yendo a los congresos de sida, a gastos pagados por las farmacéuticas, que no tuvieron tiempo de enterarse…Hasta en las mismas publicaciones científicas y médicas había censura y pobre de aquel científico, o médico, que se atreviera a publicar algo sobre la realidad de lo que estaba pasando, se arriesgaba a perder la subvención, o el empleo…

…El sida era un sistema de raíz totalitaria, como dijo una periodista americana muy buena, una tal Fabre o Farber, o algo así…yo creo todo el tinglado del sida se parecía más en sus métodos a la Inquisición que a otra cosa, con decirte que durante años estuvieron llamando criminales y negacionistas a los pocos científicos competentes y honestos que osaron levantar su voz para denunciar el fraude…pero, aunque la cosa tardó en saberse más de 30 años, al final la gente acabó por enterarse, no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo…

…Parece que algunas multinacionales farmacéuticas se forraron, ellas pagaban los congresos y, muy solidarias, también subvencionaban a grupos de activistas, que reclamaban más tratamientos, claro…Y todo el mundo tan contento…Lo malo fue cuando la gente se empezó a enterar…los médicos y las autoridades fueron los últimos, como suele suceder…

…Al final los estados tuvieron que pagar una burrada en indemnizaciones, pues hubo que indemnizar a todas las familias con familiares fallecidos a los que habían catalogado como infectados….no hubo excusa que valiera….y a las personas que habían resultado con secuelas por los tratamientos, y a todos los diagnosticados como vih+, por daños morales…¡Resulta que tenían años y años a la gente con una medicación tóxica, pagada por los impuestos de los ciudadanos!...En la mayoría de los países el estado se hacía cargo de ella…Luego supimos que la utilidad de ninguno de esos fármacos había sido comprobada mediante estudios limpios…¡Hasta los mismos prospectos que acompañaban a esos medicamentos avisaban, en muchos casos, de que ese medicamento “ni prevenía, ni curaba, ni evitaba la transmisión del virus”!…Las multinacionales, como siempre, curándose en salud por si llovían demandas judiciales…¡Vaya cinismo!…Y las autoridades sanitarias, al fin y al cabo formadas por los políticos de turno, mirando para otro lado...

…Parece que las indemnizaciones que hubo que pagar, aunque fueron elevadas, fueron una  minucia si se compara con la cantidad de dinero que los estados les regalaron durante años a las farmacéuticas por unos tratamientos que, en vez de llamarles antivirales, deberían haberles llamado antivitales…

Fue un asunto de verdad surrealista…

(Cuando se cumplen 50 años del famoso discurso de Martin Luther King, “I have a dream”, “Yo tengo un sueño", en Washington, donde reivindicó para la población negra el sueño americano de libertad de los fundadores de la nación)


PORQUE NOSOTROS TAMBIÉN “TENEMOS UN SUEÑO”

 

El 25 de diciembre de 2011, Anna Insectisida, que sabe muy bien lo que es el dolor por la pérdida de un ser querido por causa de este fraude, publicó un bello post que llevaba por título esa famosa frase de Martin Luther King, “Tengo un sueño” (I have a dream).

Retomamos hoy esa frase los que también soñamos con el fin de este fraude, un fraude que provoca sufrimiento, marginación y muerte a miles de personas en cada país, millones en todo el mundo; un fraude vergonzoso para la ciencia, para la medicina, un fraude que cubre de ignominia a toda la sociedad, tan irracional como la discriminación racial de antaño en los EE UU o el brutal régimen del apartheid sudafricano que pasaron a la historia.

Hoy en día, al igual que en la época en que vivió Martín Luther King, hace ahora 40 o 50 años, en que muchas personas, sobre todo de color, dudaban del fin de la discriminación racial, hay muchas personas que dudan si este montaje macabro acabará un día. Ignoran el avance inexorable de la humanidad hacia mayores cotas de libertad y conocimiento que, como la marea, es imparable. El mito del sida caerá, como sucedió con la discriminación racial y el apartheid, a pesar de su monumentalidad, a pesar de la implicación de los gobiernos, de la corrupción que anida en todo tipo de instituciones nacionales e internacionales, a pesar de todas las oenegés y grupos activistas del sida que difunden este fiasco.

Es por eso que, aunque los grandes medios de comunicación de masas permanezcan todavía callados, nos alegramos inmensamente del crecimiento “epidémico” del número de páginas que difunden esta información liberadora por todo Internet, único medio que se puede calificar hoy día de mínimamente libre, esto sí que es una “epidemia global” muy real, al contrario que la supuesta epidemia de sida, que ni es epidemia, ni es global, ni es real. Además, la falacia del sida comenzó precisamente en los medios de comunicación, habiéndose mantenido todos estos años gracias a ellos y gracias a la censura, es lógico pensar que sea también ahí, en los medios de comunicación, donde empiece el fin de su reino de terror.

No sabemos ni cuándo ni cómo sucederá, pero estamos totalmente seguros de que toda esta situación esperpéntica que conocemos como sida desaparecerá un día no lejano, pasando a la historia como un desgraciado ejemplo de lo que jamás debió hacerse, paradigma de error científico monumental, alarmismo, irresponsabilidad de autoridades sanitarias, corrupción galopante, moralismo hipócrita y xenofobia, el ejemplo más claro de yatrogenia (daño a la salud provocado por la actuación médica), en toda la historia de la medicina.

 

ESTAS SON, EN RESUMEN, LAS RAZONES POR LAS QUE NO PODEMOS ACEPTAR, BAJO NINGÚN PUNTO DE VISTA, LA ACTUAL VISIÓN DEL SIDA INFECCIOSO

 

1- Razones de índole científica, referentes a la teoría del VIH-Sida en sí misma.

La inmunodeficiencia, sea congénita o adquirida, no es algo nuevo, sus causas se conocen desde décadas antes de que se creara la palabra Sida. La primera causa indiscutible de inmunodeficiencia adquirida actualmente en el mundo, la que más muertes provoca por inmunodeficiencia en individuos de todas las edades, es decir, la primera causa mundial de Sida hoy en día, si entendemos estas siglas en su significado literal, sigue siendo la desnutrición, el hambre.

No existen, por otro lado, referencias en ningún sitio de trabajos científicos que, solos o en conjunto, demuestren el carácter infeccioso del sida, (Kary Mullis, Nobel de Química), al tiempo que existe toda una serie de hechos, que atañen a aspectos científicos claves, ignorados por el público. El prestigioso biólogo molecular Peter Duesberg, uno de los máximos expertos mundiales en el campo de los retrovirus, lleva planteando el carácter no infeccioso del sida desde el año 1987, argumentándolo con todo tipo de datos. La epidemiología del sida no corresponde con la de ninguna epidemia infecciosa, (Gordon Stewart, epidemiólogo, Glasgow).

Ahora bien, a pesar de demostrar el carácter no infeccioso del sida, Duesberg aceptaba que Gallo-Montagnier habían conseguido aislar un retrovirus en los enfermos de sida, (aunque el aislamiento fuese muy indirecto), así como un test de detección. Pero este punto, la existencia del VIH y la fiabilidad del test, se ha desmoronado finalmente también tras la polémica entre Peter Duesberg (el virus VIH existe, aunque no cause el sida) y la biofísica australiana Eleni Papadopulos-Eleopulos, (El VIH ni siquiera existe, al no haberse encontrado ninguna evidencia de su existencia como tal virus), pues por extraño que parezca a estas alturas, nunca se ha identificado ningún VIH como partícula estable independiente en el plasma o sangre frescos, sin cultivar, de ningún ser humano, con o sin sida.

La teoría del virus del sida no tiene validez científica, por lo que todos los diagnósticos, pronósticos y tratamientos que en ella se basan tampoco la tienen.

 

2-  Razones referentes a cómo se impuso a la sociedad la teoría del virus del Sida:

La difusión de la idea del Sida infeccioso en la sociedad norteamericana, y después en el mundo entero, no tuvo nada que ver con una investigación seria sino con imprudencia, alarmismo y prejuicios homófobos y sexistas. Cuando se examinan las declaraciones sobre el particular contenidas en las publicaciones de instituciones sanitarias americanas de esa época, las razones aducidas eran así de objetivas: “Debe ser infeccioso porque son homosexuales”, “tiene que ser infeccioso porque tienen muchas relaciones sexuales”, “debe ser infeccioso porque es un problema nuevo”…”porque aparece en grupos nuevos de la población”…

En cuanto a cómo se llevó a cabo, por parte de las autoridades sanitarias americanas, el anuncio del descubrimiento de virus, fue un proceso de  lo más simple: nada de estudios ni publicaciones previas en los medios científicos, se convocó una gran rueda de prensa en Washington, el 23 de abril de 1984, y en ella se proclamó que el científico americano Robert Gallo, (de aquella alto funcionario de los servicios americanos de salud en el Instituto Nacional del Cáncer y presente en la rueda de prensa), “había descubierto el virus y aportado la prueba de que el tal virus,- más tarde conocido como VIH- era la causa probable del sida”. Pero nada de lo que allí se dijo resultó ser al final cierto. Por lo que respecta a Montagnier, (a quien Gallo robó el supuesto virus), como se aclara más adelante, hoy sabemos que ni siquiera había aislado un nuevo retrovirus.

Al público general se le hace creer que mientras que los científicos que discrepan son una minoría, “la gran mayoría de los científicos comparte el modelo VIH”, cuando la gran mayoría no han oído hablar siquiera de los planteamientos que discrepan. Un ejemplo significativo que lo muestra es lo acontecido en el famoso “Juicio por la sangre contaminada de Göttingen”, Alemania, en 1995-97. En este juicio el virólogo Stefan Lanka solicitó al tribunal que encontrara un solo científico que compareciera y aportara pruebas de que el virus VIH existía y era la causa del Sida y lo declarara bajo juramento. No sólo nadie compareció sino que los medios de comunicación nos ocultaron algo que debería haber destacado en la primera página de todos los periódicos.

La Hipótesis VIH-Sida se gestó a espaldas de la comunidad científica, se impuso mediante un claro abuso de autoridad y se ha mantenido hasta ahora por medios que no tienen nada que ver con la ciencia, como son la censura, las coacciones u otras formas de intimidación. En realidad, los métodos coercitivos y la censura son las únicas razones que explican porqué una peregrina teoría sin la menor base científica se ha mantenido vigente durante más de 30 años.

 

3- Razones de utilidad pública léase salud pública:

¿Qué podemos decir acerca de la utilidad de esta visión del virus? ¿Hay algún beneficio para la población desde el punto de vista sanitario? La respuesta es no, no hay beneficio sanitario, ¿Dónde está acaso la vacuna? ¿Dónde el tratamiento eficaz? A millones de personas en el mundo, muchos miles en España, se les ha venido comunicando que están infectados por un virus letal, en base al resultado de unos tests que nunca han sido validados o autentificados con la propia identificación del virus. El resultado a efectos prácticos es que a la intoxicación psíquica causada por diagnósticos y pronósticos infundados, que hunden a muchas personas y les crean todo tipo de complicaciones en su vida, se añade la intoxicación física provocada por un innecesario y tóxico tratamiento.

Estamos ante una teoría sin base científica, impuesta mediante medios ilícitos, que no sólo es inútil sino que daña gravemente la salud y la vida de millones de personas.

 

4- Razones de índole social:

La visión del virus del sida crea pánico innecesario en la población, marginación social y xenofobia, envenenando las relaciones humanas más íntimas y vulnerando derechos elementales de las personas.

El estigma de vih+ es la mayor causa de discriminación de las personas en todos los ámbitos, (sanitario, laboral y social), de la reciente historia.

 

5-  Razones de carácter ético-legal:

El sida sienta un peligrosísimo precedente, aceptarlo supone dar por buena la violación de la ética y normas más elementales que deben regir la actuación de investigadores, autoridades sanitarias, profesionales de la información, de la salud, compañías farmacéuticas, etc.

¿Qué deparará el futuro si se acepta todo este conjunto de sucias prácticas, sobre las que el sida se asienta, en un terreno tan sensible como el de la salud?

 

6- Razones de tipo humanitario.

El punto de vista del Sida infeccioso oculta la que sin ningún género de dudas constituye hoy día la principal causa de muertes por inmunodeficiencia adquirida en el mundo, la desnutrición, el hambre, resultado de la pobreza y de las desiguales políticas económicas.

El Sida sirve para ocultar los problemas reales y como cobertura para oscuras políticas de control de población.

 

7- Razones de índole económica.

Una visión sin base científica, impuesta mediante métodos ajenos a la ciencia, inútil, violadora de la ética y normas más elementales, violadora de derechos, perniciosa para la humanidad y que cuesta a los estados muchos cientos de millones de euros al año, para sufragar tratamientos inútiles, perjudiciales y caros y para financiar un sinfín de grupos y ONGs que difunden este fiasco.

 

 

EN CONCLUSIÓN

 

Los beneficios sanitarios, sociales, económicos y de todo tipo que se derivarán para todos con el fin de la actual política sanitaria mundial con respecto al sida hacen imperiosa la toma de conciencia de su necesidad, es por ello que llamamos a todo el mundo a no colaborar con el silencio ante este genocidio encubierto.                                                                                                                    

Lee y comenta, con serenidad, sin apasionamiento, sin alarmismo, (que ya ha habido bastante), esta situación, mañana puedes ser tú el etiquetado, o tu mujer, o tu hijo.

Si eres médico, ahora que se pretende que el test de vih sea una prueba rutinaria más, infórmate bien antes de pedir uno de estos tests fraudulentos a tus pacientes, coméntalo con tus colegas, organizad charlas donde se pueda oir a estos científicos, competentes y honestos, excomulgados de la Santa Madre Ciencia.

Niégate, si eres un profesional de cualquier medio de comunicación, a difundir informaciones sobre la gravedad del sida, o sobre la epidemia, o sobre la eficacia de los fármacos, que no estén debidamente acreditadas, pregunta por referencias, indaga, molesta si es preciso…eso es periodismo, el resto es hacer el tonto.

Si te han etiquetado como una persona “infectada”, infórmate bien de este fraude, júntate con otros como tú, es preciso formar en todos los países asociaciones de damnificados por este fraude, para defender tus derechos y exigir responsabilidades, que es la mejor forma de contribuir para acabar con él y que no hagan con otros lo mismo que han hecho contigo.

 

 

                          TENEMOS UN SUEÑO, Y NO PARAREMOS HASTA HACERLO REALIDAD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visitas: 191

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Superando el Sida para añadir comentarios!

Participar en Superando el Sida

IMPORTANTE ANTES DE REGISTRARTE

Esta web tiene un carácter ABIERTO, por lo que recomendamos no usar tu verdadero nombre al registrarte para preservar mejor tu anonimato, ESTO ES MUY IMPORTANTE TENERLO EN CUENTA,  TU NOMBRE Y APELLIDOS, ASÍ COMO LOS COMENTARIOS QUE HACES AQUÍ, PUEDEN SALIR EN INTERNET

**********************************

Unirte es aceptar las

normas de uso de la red

******************************

© 2020   Creado por Manuel Garrido Sotelo.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio