Superando el Sida

Información objetiva que desmitifica el Sida

Michael Ellner, Guerrero del SIDA. Tom DiFerdinando (Rethinking AIDS)


10 de abril de 1949 - 26 de febrero de 2018

Fuente: http://rethinkingaids.com/index.php/michael-ellner-aids-warrior-april-10-1949-february-26-2018


Michael Ellner, titánico luchador de HEAL (Health Education AIDS Liaison), maestro hipnoterapeuta y apasionado ángel de la esperanza por excelencia que removió el infierno para promover el cielo en la Tierra, ha muerto. Tenía 68 años. Le sobreviven su hijo y su hija, John y Alexandria, y la madre de su hija, Pat Lynn.


Lo típico al hacer la relembranza de una persona es enumerar sus logros objetivos, y Michael tenía muchos. Fue presidente de HEAL, NYC de 1983 a 2016, y presidió cientos de
inspiradoras reuniones semanales donde concurrían para todo tipo de personas; como autor, escribió o colaboró en libros sobre hipnoterapia y meditación (Quantum Focus: The Quick, Programa Mental para el Autodesarrollo, Curación y Felicidad), ensayos inspiradores sobre el SIDA (enfatizando la necesidad de incluir el intenso y negativo estrés emocional como los factores de riesgo para la salud) y, lo creas o no, hojas informativas sobre adiestramiento canino (fue un entrenador talentoso y comunicador de animales; entrevistado en una ocasión con Jackie Onassis para un trabajo de entrenamiento de su perro); recibió innumerables premios, placas conmemorativas, trofeos y certificados de hipnoterapia (estaba particularmente orgulloso de sus múltiples premios al Educador del Año, de IMDHA, NGH y NFNLP); como orador y educador dio conferencias y talleres sobre el SIDA y la hipnoterapia en cuatro continentes (pionero a la hora de advertir a las personas de las consecuencias destructivas de estados de trance no reconocidos, sugestión y autohipnosis, especialmente cuando se refieren a la toma de decisiones médicas); practicó la hipnoterapia treinta años; era también un practicante de artes marciales (un estudiante de Taekwondo, todavía recuerdo haberle sostenido una pieza de madera de una pulgada de grosor, de cuatro por cuatro pulgadas, que partió por la mitad con un rápido golpe de su mano).



Pero para apreciar completamente la vida y las contribuciones de Michael Ellner, sobre todo para el movimiento disidente del SIDA, sería preciso una lista de sus logros
subjetivos más importantes; el impacto menos tangible pero de más influencia cualitativa que ejerció no solo en aquellos que estaban cerca de él, sino como figura pública, en muchos miles de personas, muchas de las cuales lidiaban con enfermedades catastróficas y con miedos, preocupaciones y condiciones mortales en potencia. Y aunque hay muchas personas en la comunidad disidente del SIDA que de hecho han salvado muchas vidas de la muerte iatrogénica y la fatalidad, Michael es de los pocos en haber estado en la primera línea de la crisis del SIDA prácticamente ya desde el principio.



HEAL fue fundada en 1982. Fue la primera gran organización disidente contra el SIDA. Era un centro de intercambio de información que gozaba
de gran confianza entre los supervivientes de SIDA de larga duración y ofrecía los últimos desafíos alternativos al modelo oficial de SIDA. Bajo el liderazgo de Michael, el centro fundado en la ciudad de Nueva York se convirtió rápidamente en un centro internacional muy respetado, tanto desde el punto de vista práctico como espiritual, para obtener información sobre una amplia lista de opciones alternativas de atención médica no tóxicas; la desmitificación de la salud y la enfermedad; y las dimensiones sociales, emocionales y psicoespirituales, esenciales pero tan a menudo ignoradas, del SIDA, la verdadera clave para la eficacia de las intervenciones de salud ya sean alternativas o convencionales.



Michael asumió
su dirección en 1983 y durante casi treinta y cinco años, condujo a HEAL hacia el meollo del asunto: el gran engaño que alimentó y intensificó una crisis que de otro modo sería controlable; un engaño construido sobre toda una montaña de omisiones de hechos, y cayó en un océano de terrorismo sexual, explotación emocional y asesinato médico. Michael fue implacable a la hora de derribar esa montaña y arrojar salvavidas en ese océano. Estaba listo para rescatar a cualquiera que quisiera una mano firme que había perdido toda orientación y esperanza ante el caos.

Michael se conmovió muy, muy profundamente por el desastre del SIDA. Al comienzo de la crisis con la generalización del AZT, perdería noches de sueño pensando en el hecho de que las altas dosis estaban matando a las personas. Habiendo crecido en una familia judía que se aferraba al tema de "recordar siempre", se indignaba por la actitud de todo el mundo a su alrededor, judíos o gentiles, descartando la importancia de otro Holocausto médico.



Afortunadamente, como un famoso hipnotista, vio mejor que la mayoría lo que llamó la "lógica del trance" empleada tanto por los abanderados del fraude al VIH / SIDA como por sus víctimas involuntarias...



Michael era particularmente conocido por su habilidad para hablar sin guión, directamente desde el corazón, a menudo con una honestidad
particularmente inquietante. Podía aunar claridad implacable, evidencia objetiva contundente y un humor incisivo que desmantelaba y ponía en evidencia todas y cada una de las contradicciones sin sentido del stablishment del VIH / SIDA.



Cuando se perpetró la mentira de que el SIDA era "siempre fatal", Michael es
tuvo allí para demostrar que eso sólo se cumplía cuando se seguían los consejos médicos convencionales. Cuando se afirmó falsamente que el VIH causaba SIDA, que el “test de VIH" indicaba la presencia de "VIH" y que un resultado positivo del test de anticuerpos era una sentencia de muerte, Michael estaba allí para señalar que no era necesario un virus para explicar los síntomas, a menos que se pasaran por alto factores de riesgo para la salud obvios y no contagiosos. Cuando el mortal exterminador de la cadena de ADN, el AZT, fue promulgado con engaño como una "esperanza de vida", Michael montó una campaña para exponer el genocidio resultante del uso de un compuesto químico que estaba diseñado para no hacer otra cosa que matar indiscriminadamente las células en el momento de la división.



Estas experiencias lo ayudaron a ser el coautor de una cita inquietante pero estimulante, ahora encontrada en Internet de forma abreviada:

"Todo está al revés, todo está patas arriba; los doctores destruyen la salud, los abogados destruyen la justicia, los psiquiatras destruyen las mentes, los científicos". destruyen la verdad, las universidades destruyen el conocimiento, los gobiernos destruyen la libertad, los principales medios destruyen la información y las religiones destruyen la espiritualidad ".



También fue autor y / o ayudó a promover frases tan memorables como:

"¡Ilumina a tu doctor!"

"¡Eliminar el poder de las batas blancos!"

"¡La esperanza es realista!"

"¡Espera salud!"

"Apuntar con huesos de alta tecnología"

"Terrorismo sexual"



Si las cosas que decía suscitaban asombro,
soliviantaban los espíritus o removían el infierno, no le importaba. Él dijo la verdad como la vio. ...Después de haber sido abucheado en una charla pública...simplemente se volvió hacia mí y me dijo: "No es la primera vez que me abuchean".



Si las frases concisas, el humor que desvela el trance, las conferencias hipnóticas y los sentimientos no filtrados no eran suficientes,
recurría al uso del drama. Se le puede atribuir a Michael una de las imágenes más emblemáticas de los anales de la historia del SIDA: su costumbre de invocar la maldición de muerte aborigen conocida como "apuntar con el hueso" (muerte Vudú) . Mientras se ponía una bata de laboratorio blanca, saludaba y agitaba burlonamente un gran hueso de plástico hacia la cámara, entonando la falsa ecuación: "¡VIH = SIDA = Muerte!"


Pero quizás la más importante de sus contribuciones fue su concepto de
"La Zona del SIDA". Michael sabía para comprender el fraude al VIH / SIDA de una manera práctica y verdaderamente potente se requería una comprensión de la realidad objetiva y subjetiva. Él definió la zona del SIDA como un trance de autohipnosis masiva; un espacio no reconocido, pero psicosocialmente necesario para el autoengaño cultural.



Para la persona con un resultado positivo,
La Zona del SIDA se centra en su parálisis cognitiva y emocional. Sintiéndose completamente indefensos y sin esperanza, se infectaron no con un virus, sino con un maleficio: la programación para enfermar y morir. En virtud del cual las personas ven cosas que no están ahí (como el VIH) y no ven cosas que están ahí (riesgos de salud evitables y/o reversibles). Se espera que la persona con una prueba positiva entregue su libertad, responsabilidad y auto-empoderamiento a los grupos activistas del SIDA, a los funcionarios del gobierno y a los profesionales médicos (todos los cuales sufren del mismo trance). De repente, el sentido de la vida ya no se deriva de la gratificación creativa de las necesidades humanas básicas, sino de la adhesión a un guión de declive biológico y muerte prematura...



Sin tener en cuenta este fenómeno subjetivo, es imposible dar sentido, y mucho menos escapar, de la
Zona del SIDA, el único lugar en el universo donde el VIH realmente puede causar el SIDA.



Michael sintió, y HEAL operó sobre el principio,
de que hasta que el Fraude del SIDA no haya sido puesto en evidencia y se acabe con “test de VIH", lo mejor que cualquiera de nosotros puede hacer por las personas que resultan "positivas" es ayudarlos a educarse, a evaluar su estado real salud y los distintos riesgos para la salud y – algo que no es negociable - hacer ambas cosas desde fuera de la Zona del SIDA.



En una nota más personal, lo que más me llamó la atención de Michael Ellner desde el primer día que lo conocí hasta el último,
incluidos los últimos momentos, fue lo positivo que era. No de una manera desconectada de la tierra, frívola. Sino de verdad. Centrado y presente. Debido a esta cualidad, salvó innumerables vidas e inspiró a muchas más...

...Con la muerte de Michael Ellner, el mundo pierde a uno de sus mejores amigos, a uno de los defensores de la salud más apasionados y a uno de los luchadores por la libertad más infatigables que las personas preocupadas por la salud, compañeros activistas del SIDA, profesionales de la salud y personas con miedos o preocupaciones relacionados con el SIDA en todo el mundo - lo sepan o no – puedan haber tenido nunca.



Te amo Michael. Descansa en paz amigo mío.


                                             

                                                Tom DiFerdinando, 10 de abril de 2018

---------------------------------------------

En el enlace que sigue podrás escuchar un podcast conmemorativo con Tom DiFerdinando, Bud Weiss, Joan Shenton, Celia Farber y David Crowe

http://infectiousmyth.podbean.com/e/the-infectious-myth-outside-the-aids-zone-michael-ellner%E2%80%99s-life-and-legacy-041018/

Visitas: 225

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Superando el Sida para añadir comentarios!

Participar en Superando el Sida

IMPORTANTE ANTES DE REGISTRARTE

Esta web tiene un carácter ABIERTO, por lo que recomendamos no usar tu verdadero nombre al registrarte para preservar mejor tu anonimato, ESTO ES MUY IMPORTANTE TENERLO EN CUENTA,  TU NOMBRE Y APELLIDOS, ASÍ COMO LOS COMENTARIOS QUE HACES AQUÍ, PUEDEN SALIR EN INTERNET

**********************************

Unirte es aceptar las

normas de uso de la red

******************************

Contactos personales:

habilitamos un espacio, ligado a ésta red social :
rayuela

© 2018   Creado por Manuel Garrido Sotelo.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio