Superando el Sida

Información objetiva que desmitifica el Sida

La ciencia, la honestidad y la oscuridad articulo periódico ARA por JORDI PIGEM

interesante articulo por jordi pigem cuestiona los descubrimientos cientificos, 

http://www.ara.cat/opinio/ciencia-lhonestedat-foscor_0_1378062203.h...

El doctor Richard Horton dirige desde hace muchos años el semanario The Lancet, una de las dos revistas médicas más prestigiosas del mundo. En el número del 11 de abril atreverse a explicar unos hechos que podrían nutrir una novela de intriga. La semana anterior había participado en un simposio a puerta cerrada, el Wellcome Trust de Londres, con destacados científicos y representantes gubernamentales. Se les pidió no hacer fotos ni citar nombres. El tema que trataban parece inocente: ¿hasta qué punto la investigación biomédica es hoy científicamente fiable. Pues no, o no mucho. "Mucho de lo que se publica es incorrecto", afirmó una de las anónimas eminencias. El mismo Horton concluye que "el caso contra la ciencia es bien claro: buena parte de la literatura científica, tal vez la mitad, puede que simplemente sea falsa".

En su artículo ("Offline: what is medicine s 5 sigma?"), Horton escribe que los autores a menudo "esculpen" los datos para que encajen dentro de su teoría preferida, y no salva de la crítica ni los editores como él mismo (que anteponen el impacto a la verdad), ni las universidades (que anteponen su necesidad de financiación) ni los mejores científicos (que no hacen mucho para cambiar la situación). Corruptio optimi pessima (la corrupción de lo mejor es lo peor), decían los antiguos. Richard Horton remata su confesión (digamos así) afirmando que "la ciencia ha dado un giro hacia la oscuridad". Una oscuridad que tiene mucho que ver con intereses creados.

Al otro lado del Atlántico, Marcia Angell, que durante dos decenios dirigió New England Journal of Medicine (la otra de las dos publicaciones médicas más prestigiosas), también se atrevió a decir eso después de retirarse: " Ya no es posible creer en mucha de la investigación clínica que se publica ". Horton, Angell, usted (supongo) y yo sabemos que la ciencia contemporánea es una de las más extraordinarias creaciones humanas. Pero es una creación humana. A veces se nos presenta como si fuera una verdad revelada, y no faltan científicos que quieren ser infalibles sacerdotes de una nueva religión. Pero todos los científicos honestos, la inmensa mayoría, saben que la ciencia es siempre provisional, y que la verdad de hoy quizás no lo será mañana, cuando aparezcan nuevos datos o cambien los presupuestos de nuestra comprensión del mundo. Hace más de medio siglo la obra clásica de Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, mostró que toda ciencia aplicada depende de factores humanos: culturales, históricos y psicológicos (y económicos, añadimos hoy).

Cuando el consejero Boi Ruiz dice que "las vacunas no son una cuestión ideológica sino científica" parece ignorar lo que mostró Kuhn y lo que ahora dice The Lancet. Nos guste o no, "ideología" y "ciencia" no son como la noche y el día. No hay, en ningún ciencia aplicada, teorías definitivas que estén libres de interrogantes y de interpretaciones diversas. La precisión de las ciencias físicas es el modelo de todas las ciencias aplicadas, pero resulta que ni siquiera en física (un siglo después de Einstein) tenemos verdades absolutas. La relatividad y la física cuántica se basan en presupuestos mutuamente incompatibles. Hilando más fino, hay toda una variedad de interpretaciones diferentes de los fenómenos cuánticos (todas válidas hasta cierto punto, y no más allá).

En el mundo de la biología se dice que estamos a las puertas de una "revolución kuhniana". O que entramos en una era post-genómica, porque resulta que los genes no son la clase de piezas de Lego, independientes y constantes, que pensábamos (y que querrían las multinacionales de los transgénicos). O que estamos a las puertas de un mundo postdarwinista, porque entre los extremos de la ortodoxia neodarwinista y las ilusiones creacionistas hay muchas opciones razonables. El año pasado un grupo internacional de biólogos eminentes puso en marcha el portal web The Third Way para dar a conocer las alternativas al neodarwinismo que están surgiendo (incluye un suizo catalanoparlante: Johannes Jäger, que fue alumno mío en Inglaterra y luego dirigir un grupo internacional de investigación en el Centro de Regulación Genómica de Barcelona).

Parece evidente que las vacunas han salvado muchas vidas. También parece evidente que han lisiado otros. "Hasta qué punto (y qué) funcionan?" Y "¿Hasta qué punto (y cuáles) son seguras?" Son preguntas legítimas que desde la buena ciencia no tienen una respuesta definitiva.

Vivimos en una época que nos hace abrir los ojos a muchas cosas que parecían incuestionables hace no muchos años (la bondad de las élites financieras, la identidad genovesa de Colón y la integración de Cataluña en España pueden ser ejemplos para una mayoría de lectores). El mundo de las vacunas mueve suficientemente millones para que no sea inverosímil que a veces los intereses económicos (legítimos en su justa medida) se pongan por delante de la salud pública y del bien común. Lo que reveló Teresa Forcades sobre la vacuna de la gripe A no es el único caso sospechoso de responder a oscuros intereses.

Las afirmaciones recientes del director de The Lancet (una publicación no exenta, por cierto, de controversias sobre vacunas) confirman que ni la más seria ciencia médica no es una virgen intocada por la mano de los intereses creados. La ciencia médica está en crisis y no parece que se pueda recuperar sin un cambio de paradigma. A pesar de esta crisis en la vanguardia del conocimiento, y gracias al esfuerzo encomiable de miles de profesionales, seguirá curando y salvando muchas vidas. Pero no es el único sistema médico posible. Y sería irresponsable invocar autoritariamente una ciencia en crisis para restringir el derecho a decidir el camino de cada uno en materia de salud.

Visitas: 250

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Superando el Sida para añadir comentarios!

Participar en Superando el Sida

IMPORTANTE ANTES DE REGISTRARTE

Esta web tiene un carácter ABIERTO, por lo que recomendamos no usar tu verdadero nombre al registrarte para preservar mejor tu anonimato, ESTO ES MUY IMPORTANTE TENERLO EN CUENTA,  TU NOMBRE Y APELLIDOS, ASÍ COMO LOS COMENTARIOS QUE HACES AQUÍ, PUEDEN SALIR EN INTERNET

**********************************

Unirte es aceptar las

normas de uso de la red

******************************

© 2020   Creado por Manuel Garrido Sotelo.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio