Superando el Sida

Información objetiva que desmitifica el Sida

CARTA AL MUNDO (Dr Carlos Moya Rebelly)

05/04/2020

Desde una pequeña oficina, en algún pueblo de cualquier país de este nuestro hermoso planeta gobernado por el miedo, escribo esta carta apelando al sentido común, tan raro en nuestros tiempos; apelando al conocimiento científico, a la sensatez y a la conciencia de cada uno de nosotros.

Escribo en castellano, mi amada lengua materna, tesoro cultural, hermosamente compleja pero tristemente vulgarizada, subestimada y hasta proscrita la que desgraciadamente se continúa pisoteando por las nuevas generaciones, y es lo que hará que probablemente este documento no trascienda y se pierda en la oscuridad de la red más profunda o por el contrario ayude a una persona a tener un panorama diferente de lo que está ocurriendo o de lo que nos dicen que está ocurriendo o lo que conviene a los grandes poderes que la población crea que ocurre. ¿Cómo logramos creer en lo que creemos?

El futuro recordará este año 2020 como el año en que el mundo enloqueció de miedo enfrentando lo que no se ve, un virus.

La política internacional, los medios de comunicación, los números mal explicados o convenientemente manejados, los mapas con colores de peligro, las indicaciones sin sentido, las noticias catastróficas y la esperanza de una cura, que dicho sea de paso, generará grandes ganancias para algunos, han reducido a la humanidad a escapar y esconderse como ratones en sus madrigueras, perseguidos por un gato invisible al ojo humano.

Fuimos creados y “Dios los bendijo y les dijo: "Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla. Ejerzan dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra." Génesis 1:28. No obstante caímos tan aparatosamente de la Gracia que somos gobernados fácilmente por el miedo y desobedecimos la orden dada.

Somos individuos que deben vivir en comunidad y no aislados. El aislamiento genera ansiedad, depresión, rumiación de problemas, agresividad, debilidad del sistema inmunológico del que curiosamente no se habla tanto como se debería, y es el que enfrenta diariamente todas las partículas potencialmente peligrosas para el organismo; sustancias tóxicas y hasta células que intentan crecer de manera desordenada a las cuales mete en cintura para su destrucción y así eliminar riesgos de enfermedad. El sistema inmunológico cumple varias tareas en aras de mantenernos libres de daño. Vigila de manera efectiva, identifica de manera efectiva, ataca lo potencialmente dañino de manera efectiva, destruye y elimina de manera efectiva y tiene memoria para hacer frente a futuras amenazas. Sin embargo, debe ser fortalecido con alimentación y nutrición, hidratación, actividad física moderada e inteligentemente razonada, control de estrés y disciplina, haciendo eco a las palabras de Claude Bernard, El terreno lo es todo… El germen no es nada”.

En los medios de comunicación escucho mensajes, probablemente bien intencionados, pero riesgosos para un futuro próspero de las naciones. Por ejemplo se recomienda que si no se va a hacer algo estrictamente necesario fuera, se mantengan en casa. Estoy convencido que estrictamente necesario es el trabajo ya que si no se trabaja, no se produce y no se generan recursos. Estrictamente necesario es la educación que nos provee de conocimientos para poder desarrollar, para aprender a discernir, para la toma de decisiones, para enfrentar el engaño, para lograr altos niveles de salud y es su conjunto crear naciones prosperas con EDUCACION, SALUD y TRABAJO; mientras que el efecto contrario se logra con el aislamiento, la persecución, la prohibición, el sin sentido, la represión: ENFERMEDAD y MISERIA.

Las autoridades en salud han explicado en diversas ocasiones que el “nuevo” padecimiento es leve, pero no se cree el propio discurso.

He visto como líderes se expresan literalmente utilizando palabras como miedo, pánico, dificultad y angustia. ¿Qué pasó con los grandes líderes que el mundo ha visto nacer? Aquellos con convicciones fuertes y corazón confiado en Dios y que lograron guiar a sus pueblos a grandes cambios, a costa de su propia vida. ¿Qué pasó con los grandes hombres y mujeres que Dios levantó de entre la multitud sumida en el miedo? Parece que se quedaron en casa con cubrebocas, lavándose las manos 100 veces al día, comprando armas, drogas, alcohol, acaparando el papel higiénico, el alcohol gel, escuchando o viendo noticias, alimentándose de la locura en las redes sociales y acumulando tensión y rencor que en algún momento tendrá que explotar.

Es un llamado a la cordura, a la reflexión, a la decisión y valentía de vivir la única vida que tenemos y no dilapidar este regalo dado por nuestro Creador “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” 2 Timoteo 1:7.

Estudiar y trabajar para formar grandes familias para grandes naciones para nuestros nietos. Si mantenemos una visión de lograr prosperidad saltando generaciones, las generaciones intermedias estarán protegidas. Eso no lo lograremos aislándonos y evitando el contacto entre personas. Se ha estudiado infinidad de disciplinas para lograr lo que siempre ha propuesto la Organización Mundial de la Salud:

La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. El goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social.”

Curiosamente se está haciendo todo lo contrario. Cuantas veces se recomendaba abrazar, visitar a los familiares y amigos, reunirse en comunidad para intercambiar ideas, congregarse para alabar a nuestro Dios, y de esa manera fortalecer nuestro sistema inmunológico y tener una mente sana. Que sucedió con: “mente sana en cuerpo sano”.

Que pasó con el agradecimiento a los médicos y enfermeras que por sus conocimientos y cuidados han dado consuelo, mitigado el dolor y mejorado la calidad de vida; aquellos que han estudiado y trabajando para tratar de mantener ese regalo dado por Dios, y que ahora son agredidos, insultados y discriminados como “portadores de enfermedad y muerte.”

Es importante y vitalmente necesario cambiar nuestro actuar presente porque el futuro estará en riesgo. La virología ha estudiado y concluido que los virus se auto limitan, lo que no se auto limita es la pobreza, la ignorancia, y el miedo que queda tatuado en lo más profundo de nuestra mente y corazón y nos mantiene esclavizados sin esperanza de libertad.

Estudiando las últimas epidemias del siglo XX y principios del siglo XXI se observa que han sido virales y curiosamente se originan en África e inician y terminan justamente cuando hay incursiones militares, manejos económicos, decisiones políticas internacionales.

La palabra virus causa mayor impacto en la mente humana. Es una palabra utilizada en las diversas clases sociales, en la informática como “viralización, virus informático, anti virus, etc.”, palabras y conceptos que se VIRALIZARON. El virus no tiene un tratamiento específico, pero si tiene la oportunidad de crear vacunas y proponer medicamentos con grandes ganancias, para grandes poderes, con grandes intereses que ya tienen cautivos a los clientes. El negocio está puesto y es redondo.

Después de esto y cuando salgamos de nuestras casas, encontraremos un mundo culturalmente diferente con leyes impuestas de ideología de género; una neolengua; palabras que no definen correctamente el concepto pero si entrañan riesgos judiciales; criminalización de hombres solo por ser hombres; celebración por la decisión de elegir en contra de la naturaleza; el asesinato legalizado del no nacido; la propuesta de una sola religión, un gobierno y una moneda; la guerra por el petróleo; la necesidad de demostrar que 2 más 2 es cuatro o de demostrar que las hojas son verdes en verano como dijera Chesterton hace más de 100 años; la persecución Cristiana en pleno siglo XXI y un gran etcétera.

Espero que algún día no lejano alguien encuentre este escrito y si logro que ese alguien tenga un panorama diferente, me daré por bien servido. Pido a mi Dios que le de claridad a estas palabras para que pueda ser entendido.

Finalmente, los grandes organismos e instituciones de salud del mundo tendrán que responder por lo que se hizo. La culpa será repartida y todos tenemos responsabilidad. Unos por implementar y orquestar la “pandemia”, otros por llevar a la quiebra económica a las naciones y nosotros, la mayoría, por permitir haber sido engañados. Si se buscan culpables, solo habrá que mirarse al espejo.

Si alguno lo pudiera traducir a diferentes idiomas seria de ayuda para que reflexionemos en si es necesario y vale la pena destruir nuestras economías para tratar de sobrellevar la pobreza futura y sobrevivir el día a día o simplemente VIVIR LA VIDA y la esperanza de la dicha eterna.

De cualquier manera, para cambiar verdaderamente el pensamiento, se requiere de una legión de otros que compartan la misma visión y creencias.

Me despido con un versículo en conjugación imperativa:

Tengan cuidado: no se dejen llevar por quienes los quieren engañar con teorías y argumentos falsos, pues ellos no se apoyan en Cristo, sino en las tradiciones de los hombres y en los poderes que dominan este mundo.” Col. 2:8 DHH

Dr. Carlos A. Moya Rabelly

Médico y Epidemiólogo

Visitas: 347

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Superando el Sida para añadir comentarios!

Participar en Superando el Sida

IMPORTANTE ANTES DE REGISTRARTE

Esta web tiene un carácter ABIERTO, por lo que recomendamos no usar tu verdadero nombre al registrarte para preservar mejor tu anonimato, ESTO ES MUY IMPORTANTE TENERLO EN CUENTA,  TU NOMBRE Y APELLIDOS, ASÍ COMO LOS COMENTARIOS QUE HACES AQUÍ, PUEDEN SALIR EN INTERNET

**********************************

Unirte es aceptar las

normas de uso de la red

******************************

© 2020   Creado por Manuel Garrido Sotelo.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio