Superando el Sida

Información objetiva que desmitifica el Sida

Campaña en España contra los registros VIH-SIDA

 

SIDA, un repaso a ciertos sucesos y hechos relevantes

En noviembre de 1997, a raíz de la publicación en algunos medios de ciertas informaciones polémicas que ponían en duda los actuales puntos de vista oficiales sobre el Sida, (desde la idoneidad de los tratamientos hasta la propia existencia del virus VIH), el diputado del BNG, Francisco Rodríguez Sánchez, dirigió una interpelación parlamentaria por escrito a la Mesa del Congreso de los Diputados para conocer la postura de las autoridades sanitarias españolas sobre el particular.
Ese mismo año, a iniciativa de una publicación española, se enviaron cartas a distintos organismos oficiales relacionados con la sanidad, (desde el propio Ministerio de Sanidad al Consejo General de Colegios Médicos), indagando por la existencia de pruebas sobre la existencia del VIH.
No hubo respuesta a dichas cartas y la respuesta dada al diputado del BNG consistió en una reafirmación en lo que es catecismo oficial de creyentes desde hace 25 años: “que el virus por supuesto existe”, que “se puede aislar de los enfermos”, “pudiéndose incluso medir su cantidad mediante ciertas técnicas”, que los tratamientos son “eficaces y recomendables”, etc., y que “no tenía sentido ningún debate público sobre estos hechos tan evidentes”.
Pero se da la casualidad de que, entre los que no parecen tener las cosas tan claras como las autoridades sanitarias, están precisamente las propias compañías farmacéuticas que fabrican y comercializan los tests con los que supuestamente se detecta la infección por VIH a las personas.
Estas compañías, como que deben saber muy bien las dificultades que entraña la detección de un virus sobre cuyo aislamiento existen importantes lagunas científicas, han decidido curarse en salud y lavarse las manos, nos imaginamos que ante posibles demandas judiciales, al extremo de advertir, en los prospectos de instrucciones de los tests, de la imprecisión de estos tests a la hora de detectar el VIH.
Pero es aún más interesante, por las importantes implicaciones que tiene, la explicación que dan para esta falta de sensibilidad de los tests de VIH.
Recordemos que los principales tests que se vienen usando para la detección del VIH son el test ELISA y el test Western Blot, que detectan supuestamente anticuerpos contra el VIH. Otro test usado muy frecuentemente es el test de “carga viral”, que mide supuestas cantidades de virus VIH.
Así, la compañía Abbott, uno de los fabricantes del test ELISA, declara: “La prueba ELISA sola no puede ser usada para diagnosticar Sida, incluso si la investigación propuesta con muestras reactivas sugiere una alta probabilidad de que los anticuerpos VIH-1 estén presentes” (Abbott 1997).
Por su parte el prospecto de uno de los kits de W. Blot, test considerado en España como el test de confirmación y prohibido en el Reino Unido por poco fiable, advierte:”No usar este test como única base para el diagnóstico de la infección por VIH” (Epitope Organon-Teknika).
De forma parecida, el prospecto que acompaña al tan frecuentemente usado test de “carga viral” advierte: “El Amplicor VIH-1 Monitor test no está previsto para ser usado como un test de exploración para el VIH ni como un test de diagnóstico para confirmar la presencia de infección por VIH” (Roche 2003).
Habrá quien piense que esas advertencias, por lo que respecta al test ELISA y al W. Blot, obedecen al hecho de que, en España y otros países, es necesario, para el diagnóstico de infección por VIH, dar positivo en ambos tests, sin embargo parece que los tiros no van por ahí, la explicación de Abbot va mucho más allá, estableciendo de forma clara e inequívoca: “En la actualidad no hay estándar reconocido para el establecimiento de la presencia o ausencia de anticuerpos anti VIH-1 en sangre humana. Por tanto la sensibilidad fue calculada basándose en los diagnósticos clínicos de Sida y la especificidad en donantes aleatorios” (Abbott 1997).
¿A qué se refiere la compañía Abbot cuando reconoce que “en la actualidad no hay estándar reconocido para el establecimiento de la presencia o ausencia de anticuerpos anti VIH-1 en sangre humana”? Abbot sencillamente está admitiendo la invalidez de los tests para detectar el VIH pues, al admitir que no existe estándar reconocido está reconociendo que falta el requisito indispensable para que estos tests sean mínimamente fiables Y es que en medicina clínica el único método válido para establecer la sensibilidad y especificidad –la validez en suma- de los tests virales indirectos, como es el caso de los tests de anticuerpos, es la comparación de los resultados del test con el estándar adecuado, que no es otro que la propia detección del virus en la sangre fresca, sin cultivar, de supuestos portadores o enfermos. Es decir, antes de usar en la población esos tests, debemos antes validarlos, asegurarnos de que son fiables, lo que implica que debemos comprobar que se encuentra el virus en un porcentaje significativo de las personas que han dado positivo a esos tests. De otro modo, ¿Cómo íbamos a poder asegurar que las personas que dan positivo a esos tests tienen el virus?
El único estándar válido, no solo para los tests de anticuerpos, sino para todos los tipos de tests virales indirectos, (sean tests que detectan antígenos –proteinas del virus- sean tests que detectan secuencias genéticas del virus, como el test de “carga viral”, o sean tests que detectan anticuerpos), es la identificación del propio virus VIH en la sangre de las personas.
El reconocimiento por parte de Abbott de que no hay estándar reconocido, o –lo que es lo mismo- el reconocimiento de que no se encuentra virus en la sangre fresca de las personas, (ni siquiera para poder hacer estas elementales comprobaciones de los tests con los que precisamente se le diagnostica a las personas la condición de “portador” o “infectado” por el VIH), supone algo inaudito en unos tests que se han venido usando durante más de 20 años para diagnosticarle infección por VIH a muchos miles de personas, algo que muy posiblemente abra la puerta a muchas demandas judiciales.
¿Y porqué no se encuentra el virus en las personas? ¿Tiene lógica que hablemos de un virus que se transmite por sangre pero que al mismo tiempo sea imposible encontrarlo en la sangre de las personas, con la tecnología actual, presupuestos millonarios y un ejército de investigadores en la labor?
Inevitablemente acude a la mente lo sucedido hace años durante la Conferencia Internacional de Sida de Ginebra, cuando el Dr. Ho, una de las eminencias mundiales del VIH, reconoció ante las preguntas del periodista Huw Christie que, después de más de 20 años, no existía una sola fotografía al microscopio electrónico del VIH, tomada a partir de la sangre fresca de enfermos o supuestos portadores.
Al no haberse hallado nunca el VIH en la sangre fresca de ningún ser humano, con o sin Sida, no sólo nos encontramos ante un argumento incontestable en contra de que este supuesto virus sea el causante de ningún proceso transmisible, (la primera condición de las enfermedades transmisibles es que el supuesto agente causal debe ser hallado en todos y cada uno de los casos de la enfermedad, en su sangre fresca o tejidos sin cultivar, se entiende), sino que nos encontramos ante un argumento muy sólido en contra de que este supuesto virus exista, (salvo que asumamos que es un virus invisible o que produzca la enfermedad por control remoto).
Y acude nuevamente a nuestra memoria otro suceso singular, del cual los medios de comunicación se cuidaron muy bien de no informarnos: el famoso “Juicio por la sangre contaminada”, de Gottingen, Alemania, que tuvo lugar en 1995-97. En ese juicio, el virólogo Stefan Lanka invitó al tribunal a que “encontrara un solo científico que fuera capaz de comparecer para declarar bajo juramento y simplemente demostrar que el VIH existía y causaba el Sida”. A pesar de que el juicio había sido anunciado por los medios a bombo y platillo, de repente cesó toda información. ¿Qué pasó? Pues que, como el tribunal tuvo ocasión de comprobar, tal científico, capaz de comparecer para declarar bajo juramento que el VIH existía y causaba el Sida, todavía no había nacido, a pesar de los miles de ellos que acuden a los congresos de Sida y de los miles que viven del cuento del VIH.
Estos hechos no hacen más que corroborar los datos y argumentaciones que desde hace años se vienen presentando contra la Hipótesis VIH-Sida por parte de investigadores de mucho prestigio, como el retrovirólogo Peter Duesberg, (quien ya planteó en 1987 el carácter no infeccioso del Sida), o el epidemiólogo Gordon Stewart, (quien señaló hace años que la epidemiología del Sida no correspondía a la de ninguna epidemia infecciosa), o la biofísica australiana Eleni Papadopulos-Eleopulos, (quien llamó la atención en varias ocasiones –la primera en 1988- acerca de que el supuesto virus VIH no había sido aislado), o el Premio Nobel de Química de 1993 e inventor de la PCR, el bioquímico Kary Mullis, (quien denunció la imposibilidad de encontrar las simples referencias científicas de los supuestos trabajos que demuestran que el VIH causa el Sida). Y más de 2000 investigadores que, desde hace más de 15 años, piden un debate científico sobre el tema.
Pero he aquí que ya no son sólo estos científicos, llamados “disidentes”, sino las propias compañías farmacéuticas que fabrican y venden los tests que determinan la condición de VIH+ o “infectado”, las cuales vienen decirnos también, en su propio lenguaje y desde su propio ángulo”, que todo esto del virus del Sida nunca estuvo más en el aire.

YO TAMBIEN SOY SEROPOSITIVO

En medio de este vergonzoso panorama, la decisión de las autoridades sanitarias españolas de proceder a la realización de registros, (Registro Nacional de Sida y Registro Nacional de VIH), donde se incluyan por ley tanto a las personas considerados “enfermas de Sida” como a las supuestamente “infectadas por el VIH”, en los que se incluyen datos personales sin garantías de secreto o anonimato, supone ya el toque final en cuanto a violación de derechos elementales de las personas se refiere.
Y si bien consideramos a la mayoría de la sociedad como una víctima de la manipulación informativa, somos conscientes de que tuvo también su parte a la hora de que lo que constituyen una serie de prejuicios morales y sociales disfrazados de ciencia fuesen rápidamente aceptados como hechos incuestionables. La sociedad tragó muy rápidamente con la idea de un virus afectando sobre todo a ciertos colectivos de personas porque esos colectivos ya no eran bien vistos y en una época en que el ejercicio de la medicina debería regirse por principios científicos, por el respeto a las personas, por el humanismo en suma, hemos resucitado la figura del “apestado bíblico”, lo cual supone un retroceso de siglos.
Basta por tanto de caras largas y de lacitos rojos, basta de velitas y de hipocresía, la realidad es que la etiqueta de VIH+ está llevando a la muerte, por una gran variedad de caminos que no tienen nada que ver con estar infectado por un virus, a millares de personas.

DESDE ESTA RED PUSIMOS EN MARCHA HACE UN PAR DE MESES UNA ACCIÓN COLECTIVA CONTRA ESTOS REGISTROS, CONCEBIDA TANTO COMO UN ACTO DE RESISTENCIA CIVIL COMO UNA INICIATIVA PENSADA PARA ABRIR VÍAS JURÍDICAS.

MIENTRAS SON MUCHAS LAS PERSONAS QUE VEN LA NECESIDAD DE NO QUEDARSE PARADAS Y HACER ALGO, SON MUY POCAS LUEGO LAS QUE, LLEGADO EL MOMENTO DE LA VERDAD, ESTÁN DISPUESTAS A MOVER UN DEDO, LO QUE SUPONE UNA EVIDENTE CONTRADICCIÓN.

 

POR ESO QUIERO RECORDAR A LOS MIEMBROS DE ESPAÑA DE ESTA RED QUE LA CAMPAÑA CONTRA LOS REGISTROS SIGUE EN PIÉ, ESTÁ AHÍ ESPERANDO POR TODOS NOSOTROS.

 

Explicación de la campaña y descarga del formulario:

http://superandoelsida.ning.com/group/sidaderechos/forum/topics/cam...

Visitas: 482

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Superando el Sida para añadir comentarios!

Participar en Superando el Sida

Comentario por jose luis f. a. el abril 7, 2011 a las 9:26am

Yo ya realicé la correspondiente reclamación.Tb os digo que lo tuve que enviar 4 veces por inoperancia de las instituciones españolas.que si tenia que añadir el dni, que si tenía que añadir la firma, etc( ya lo podían decir todo en una misma contestación, pero claro ser efectivo en España como que no cuadra...)

Por duerte no soy caso de sida( yo creo que debido a que pasé de todo ello ni me hice prueba de carga viral ni volví a confirmarlo ni nada)

Manuel tiene razón, debemos de dejar de lado el bla bla bla bla, que es muy español, y moverse más.

Ah una cosa que quiero aclara es que la wester blot hoy dia si se hace en inglaterra.Es totalmente cierto que se prohibió, que se dudaba de su fiabilidad, pero al final si se impuso y se supone o como ellos dicen " mejorado".

Un cordial saludo

Comentario por Javi Fernández el abril 7, 2011 a las 2:30am

Desde aquí os animo a todos a que enviéis el formulario; nos hemos podido retrasar, unos por pereza, otros porque hemos querido dejar a un lado/olvidar este tema un poco y otros por lo que sea, pero merece la pena.

Saludos y ánimo a todos

IMPORTANTE ANTES DE REGISTRARTE

Esta web tiene un carácter ABIERTO, por lo que recomendamos no usar tu verdadero nombre al registrarte para preservar mejor tu anonimato, ESTO ES MUY IMPORTANTE TENERLO EN CUENTA,  TU NOMBRE Y APELLIDOS, ASÍ COMO LOS COMENTARIOS QUE HACES AQUÍ, PUEDEN SALIR EN INTERNET

**********************************

Unirte es aceptar las

normas de uso de la red

******************************

© 2020   Creado por Manuel Garrido Sotelo.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio