Superando el Sida

Información objetiva que desmitifica el Sida

LO PRIMERO QUE DEBES SABER SOBRE LOS ANÁLISIS

Esta información pretende ayudarte a entender el significado de los distintos valores que figuran en un análisis de sangre, con la intención de mejorar tu capacidad de comunicación con tu médico y para que entiendas mejor ciertos aspectos de tu propia condición individual.

¡Los valores de los análisis de sangre sólo son cifras! Estas cifras están sujetas a multitud de interpretaciones y multitud de errores. Una cifra en un análisis de sangre nunca es un diagnóstico, sólo es un dato, entre muchos, y estos datos deben ser valorados globalmente para llegar a un diagnóstico. Verás que las cifras de una analítica de sangre pueden sugerir todo tipo de posibilidades, por sí mismas proporcionan muy poca información. Por otra parte, lo que se considera como “valores normales” varía de un laboratorio a otro y de un año para otro, estos valores provienen de estadísticas, no son el resultado de ninguna revelación divina.

Un resultado fuera de lo normal en el análisis de sangre sólo se considerará realmente significativo: 1) Si destaca de modo repetido o cambia de modo constante en una dirección determinada en varios análisis repetidos, indicando una tendencia constante. 2) Si corrobora otros hallazgos diagnósticos.

Resumiendo, no permitas que una cifra de un análisis, sea la de células CD4, o sea de lo que sea, te amargue la vida.

 

EL ANÁLISIS DE SANGRE

El análisis de sangre estándar incluye dos aspectos:

-  El HEMOGRAMA, con los parámetros relacionados con las células sanguíneas, (glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos o leucocitos, con sus distintos tipos). Se incluye también aquí la llamada Velocidad de Sedimentación Globular (VSG).

-  la BIOQUÍMICA sanguínea estándar, que incluye los valores de los compuestos orgánicos que se determinan con más frecuencia: glucosa, urea, colesterol, úrico, transaminasas, etc.

Este es el primer escalón a nivel de analíticas que se les hace a las personas: alguien acude al médico porque lleva una temporada con mucho cansancio, por ejemplo, en ese caso lo primero que hace el médico es pedirle estas analíticas y, dependiendo luego del problema que se trate o sospeche, se pedirían otros análisis más específicos, pruebas hormonales, marcadores tumorales, etc..

 

EL HEMOGRAMA

Glóbulos rojos o eritrocitos (RBC, Red Blood Cells),

los valores normales oscilan entre  5.000.000 por ml, en el caso del hombre y de 4.500.000 por mililitro, en el caso de la mujer, (medio millón por encima o por debajo de esos valores se considera normal). Por debajo de esos valores se habla de anemia (por deficiente producción o por carencia nutricional, o bien por destrucción excesiva por el bazo, o exceso de pérdidas, sangrados, menstruración, etc.),  por encima de ellos, de poliglobulia, (por producción excesiva, en condiciones de poco oxigeno, altitud, tabaquismo, problemas cardiorrespiratorios, etc.).

Hemoglobina (Hb), proteína que se encuentra en los glóbulos rojos, es la encargada de transportar el oxígeno y la que da su color rojo a los glóbulos rojos y a la sangre. Los valores normales son entre 14 y 18 gr/100ml. Se habla de anemia cuando la cifra baja de 13 gr en hombres o de 12 gr en la mujer. Por encima de 18 gr (17 gr en la mujer), se habla de poliglobulia.

Hematocrito o volumen globular, (PCV, packed cell volume), representa la proporción de glóbulos rojos en relación con el plasma y se expresa en volúmenes por ciento, (en mililitros de hematíes por 100 ml de sangre). Las cifras normales oscilan entre 36 y 50%, con una media de 43, (en el hombre los valores son más altos, con una media de 46 y cifras extremas de 43 y 49, en la mujer la media es de 40 y los límites van de 35 a 45%). Es otro dato indirecto, como la cifra de hemoglobina o la cantidad de glóbulos rojos, que nos da idea de la cantidad de glóbulos rojos. Por tanto, una cifra baja en el hematocrito nos sugeriría una anemia, y una cifra por encima de lo considera el valor normal, una poliglobulia, es decir, un aumento en el número de glóbulos rojos.

VCM o Volumen Corpuscular Medio de los glóbulos rojos, el resultado se expresa en micrones cúbicos o femtolitros y su valor normal oscila entre 80 y 94. Por encima de 94 se habla de macrocitosis. Encontramos macrocitosis moderadas, por ejemplo, en el caso del alcoholismo, hepatopatías,.. y macrocitosis intensas, (VCM de 120), en la anemia perniciosa -anemia por falta de vitamina B12- o cuando falta el ácido fólico); por debajo de 80 se habla de microcitosis, típica de las anemias por falta de hierro. En resumen, el VCM nos da una idea, no de la cantidad de glóbulos rojos, sino de su tamaño, y por el tamaño también podemos saber algo más, como hemos dicho anteriormente, por ejemplo, un VCM bajo, (glóbulos rojos más pequeños, de ahí la palabra microcitosis), es lo que suele darse en las anemias por falta de hierro; y al contrario, un VCM mayor de lo normal (glóbulos rojos de volumen más grande, de ahí macrocitosis), es lo que suele verse en las anemias por falta de vitamina B12 o fólico, o en alcoholismo crónico).

HCM o Hemoglobina Corpuscular Media, es la proporción de hemoglobina que corresponde, por término medio a cada hematíe. El resultado se expresa en picogramos, (micromicrogramos) y su valor normal suele ser de 29,5 pg, con límites entre 27 y 32. Por debajo de 27 se habla de hipocromías, por ejemplo, en la anemia por falta de hierro, y por encima de 32 hablamos de hipercromías, p. e. en la anemia por falta de B12 o de fólico. Aquí también, como en el caso anterior, la HCM es un dato indirecto sobre los glóbulos rojos que nos habla, no de su cantidad o de su tamaño, sino de la cantidad de hemoglobina que tienen los glóbulos rojos, y como la hemoglobina es lo que da el color rojo a los glóbulos rojos, una cifra de HCM más baja de lo normal se corresponderá con unos glóbulos rojos más pálidos, (glóbulos rojos hipocrómicos), al contrario, una HCM alta va a dar unos glóbulos rojos cuyo color es mucho más intenso, (hipercrómicos). Todo esto también, como hemos dicho, nos orienta sobre su causa, en las anemias por falta de hierro los glóbulos rojos son más pálidos, o hipocrómicos, y en cambio en las anemias por falta de B12 o fólico, son de rojo más intenso, o hipercrómicos.

 

Plaquetas,

intervienen en la coagulación sanguínea, la cifra promedio normal es de 250.000 por milímetro cúbico, (con variaciones normales que van desde 150.000 a 350.000). Si la cifra sube sin llegar a las 800.000 y es una subida pasajera, se habla de trombocitosis, la cual no suele tener demasiada significación clínica; si la subida es de uno a varios millones, se habla de trombocitemia. Se habla de trombopenia cuando las plaquetas caen por debajo de 150.000 por mm3, pero sólo existe peligro de hemorragias si bajan de 30.000. Existen muchas causas que provocan trombopenias o disminuciones de plaquetas, desde enfermedades autoinmunes, medicamentos como sulfamidas, exceso de destrucción por el bazo, etc.

Leucocitos, (WBC):

 

Valor normal: 4.500 y 11.500 células por mm³, (otros autores hablan de valores entre 4000 y 10.000), esta cifra total de leucocitos varía tanto en algunas condiciones normales o fisiológicas, (embarazo, stress, deporte, edad, etc.), como en condiciones patológicas, (infección, cáncer, inmunosupresión, aplasia, etc.). Los glóbulos blancos o leucocitos se dividen en dos líneas celulares: los granulocitos o leucocitos polinucleares, (neutrófilos, basófilos y eosinófilos), y los agranulocitos o leucocitos mononucleares, (linfocitos y monocitos).

Los valores normales de los distintos leucocitos, (la llamada fórmula leucocitaria), tanto en cifras porcentuales como en valores absolutos, son los siguientes:

 

                                                                               Proporción relativa                 Valores absolutos

Neutrófilos segmentados                                        55-65%                         3.000-5.000

Neutrófilos en cayado                                               3-5%                              150- 400

Eosinófilos                                                              0,5-4%                               20-350

Basófilos                                                                 0,4- %                                10-60

Monocitos                                                                  4-8%                              100-500

Linfocitos                                                                25-35%                        1.500-4.000

 

Durante las infecciones y en toda situación general de agresión, los valores absolutos y los porcentajes de los distintos tipos celulares varían según la etapa de la agresión, la virulencia del agente y la capacidad de resistencia del organismo. Así, según Schilling, existe una curva leucocitaria biológica típica que es común a la reacción defensiva del organismo: en una primera fase, de lucha, existe una leucocitosis neutrófila, (aumento del número de leucocitos por encima de los 10.000, por aumento sobre todo en los neutrófilos, coexistiendo con disminución de linfocitos y monocitos); en una segunda fase, de defensa, hay un aumento en los monocitos; finalmente, en la fase de curación, suele haber un aumento de linfocitos, (linfocitosis). Esto suele suceder en casi todas las infecciones, con la excepción de algunas infecciones bacterianas, como la fiebre tifoidea, así como en casi todas las infecciones víricas, en las que suele haber leucopenias, (disminución de la cifra total de glóbulos blancos).

 

Los dos trastornos existentes de estas células sanguíneas son:

- Leucocitosis: (cuenta mayor de 10000/cc): Suele deberse al aumento de un solo tipo de glóbulos blancos, generalmente los neutrófilos. Se produce leucocitosis en las infecciones agudas, en las que el número de leucocitos depende de la intensidad de la infección, la resistencia del paciente, su edad y la eficiencia y reserva de la medula ósea.

- Leucopenia: (cuenta por debajo de 4000/cc): Se presenta sobre todo en casi todas las infecciones virales y algunas bacterianas, hiperesplenismo, (aumento en la actividad destructora de células sanguíneas por el bazo, pues este órgano es el encargado de retirar de la circulación las células viejas), depresión de la medula ósea por fármacos, neutropenia inmunológica,  y enfermedades que afectan o invaden la médula ósea, (ciertas infecciones, metástasis). 

 

Neutrófilos

 

Valor normal: 55 a 70 % de la cuenta leucocitaria normal,  entre 2.500 y 7.500 células por mm³. Debido a que los neutrófilos constituyen la mayoría de los leucocitos, sus aumentos o disminuciones van a ocasionar aumentos o disminuciones en el número total de leucocitos.

Estas células son el tipo de leucocitos más numeroso e importantes en la reacción inflamatoria del organismo. Constituyen la principal defensa contra la invasión microbiana a través del proceso llamado fagocitosis.

Los dos trastornos existentes de estas células sanguíneas son:

- Neutrofilia: (>8000/mm3 o >70%): Se presenta en infección bacteriana generalizada aguda, inflamación, intoxicaciones y algunas enfermedades virales.

- Neutropenia: (< 1.800/mm3 o <40% ): En infecciones bacterianas agudas, infecciones virales, infecciones por rickettsias, algunas enfermedades parasitarias y hepatopatía. 

http://www.intermedicina.com/Guias/Gui036.htm

 

Eosinófilos

 

Valor normal: 0 a 3% de la cuenta leucocitaria total, 50 a 250 mm3

Los eosinófilos fagocitan los complejos antígeno-anticuerpo y se activan durante las ultimas fases de la inflamación, son los encargados de responder ante patologías alérgicas y parasitarias, por lo que suelen aumentar en estos casos.

Los dos trastornos existentes de estas células sanguíneas son:

- Eosinofilia (>5% o >500 mm3): Se produce en los casos de fiebre del heno, alergias, asma, enfermedades crónicas de la piel, (psoriasis, pénfigo), algunas infecciones, (clamydia, parásitos), enfermedades autoinmunes, o en respuesta a drogas.

- Eosinopenia: (reducción de la cantidad de eosinófilos circulantes bajo 50/mm3): Las principales alteraciones vinculadas con este desorden son: infecciones bacterianas agudas, (fiebre tifoidea, etc.). 

 

Basófilos

 

Valor normal: 0 a 1% de la cuenta total leucocitaria o 25 a 100 mm3

Estas células son consideradas como fagocitos y contienen heparina, histamina y serotonina.

Los dos trastornos existentes de estas células sanguíneas son:

- Basofilia (conteo mayor de 100/mm3): Se asocia comúnmente a leucemia granulocítica, metaplasia mieloide, linfoma de Hodgkin. Menos frecuentemente se asocia a inflamación, post-esplenectomía, infecciones (TBC, sarampión, influenza).

- Basopenia (conteo menor a 20/mm3): Se asocia a la fase aguda de las infecciones, reacciones al stress, tratamiento prolongado con corticoides, ausencia hereditaria de basófilos, fiebre reumática en niños. 

 

Monocitos

 

Valor normal: 3 a 7% de la cuenta leucocitaria total o de 100 a 600/mm3.

Son las células con mayor tamaño en la sangre normal y constituyen la segunda línea de defensa del organismo contra la infección.

Los dos trastornos existentes de estas células sanguíneas son:

- Monocitosis (>800/mm3): Se presenta en infecciones bacterianas, TBC y endocarditis bacteriana subaguda, sífilis, artritis reumatoide, LES y púrpura trombocitopenica.

- Reducción en la cuenta de monocitos (menos de 100/mm3): Se da con aplicación de tratamientos con prednisona y artritis reumatoide. 

 

Linfocitos

 

Valor normal: 25 a 40% de la cuenta leucocitaria total, (entre 1000 a 4000/mm3 en valor absoluto). Constituyen la fuente de producción de anticuerpos, (linfocitos B, que no se miden en la analítica estándar), y de la llamada respuesta inmunológica celular, (linfocitos T, los cuales tampoco figuran en una analítica normal).

Los dos trastornos existentes de estas células sanguíneas son:

 

- Linfocitosis (>4000/mm3 en adultos, > 7200/mm3 en niños, y >9000/mm3 en recién nacidos): Se presenta sobre todo en algunas infecciones virales como CMV, hepatitis viral, paperas, sarampión, mononucleosis infecciosa, o bien otros agentes como TBC, toxoplasmosis, brucelosis y tos ferina.

- Linfopenia: (<1000/mm3 en adultos, 2500/mm3 en niños): Sólo tiene interés cuando coincide con una disminución de todos los tipos de glóbulos blancos, (leucopenia). En general aparece linfopenia en todas las situaciones de estrés: sobrecargas corporales, crisis dolorosas intensas, tras operaciones, parto, primera fase de las infecciones, (sobre todo las víricas), etc.

Se cita a continuación algunas causas asociadas a linfopenia, (La clínica y el laboratorio, A. Balcells, Edit. Masson Salvat).

- Linfopenia infecciosa: en las infecciones, sobre todo las víricas, inmediatamente después del acceso febril, en la gripe no complicada, donde es un síntoma típico y constante en los primeros días, según Massini. Luego se pasa a una linfocitosis que persiste durante la convalecencia. En otros procesos infecciosos más graves, como la infección de la sangre, (septicemia), tuberculosis avanzada, etc.

- Linfopenia tóxica: los linfocitos son muy sensibles a determinados medicamentos, sobre todo los citotóxicos, (fármacos de quimioterapia de cáncer, como la mayoría de los llamados arvs), radiaciones, etc.

- Linfopenia de causa hormonal: en enfermedades donde se produce un exceso de producción de cortisol, (enf. de Cushing, por ejemplo, y recordemos que en situaciones de intenso estrés se produce también un aumento en la producción de cortisol), o en tratamientos prolongados con cortisona o ACTH.

- Linfopenia en ciertas enfermedades de la sangre.

- Linfopenia en enfermedades autoinmunes como el lupus.

- Linfopenia carencial, en desnutridos, en déficit de fólico o B12, en alcohólicos p. e.

Velocidad de Sedimentación (VSG)

Valor normal por debajo de 20mL/h Se relaciona directamente con la tendencia que tienen los glóbulos rojos a formar acúmulos y con la cantidad de proteínas que hay en el plasma.

Aumenta En infecciones. En enfermedades inflamatorias crónicas como el lupus, la artritis reumatoide, la polimialgia reumática, en anemia y un montón de condiciones diversas.

Es una prueba inespecífica, es decir, no sirve para detectar el lugar de la infección o inflamación en caso de que las hubiera, ni diferencia unas de otras. Sin embargo, su alteración indica que existe algún trastorno que hay que intentar diagnosticar. También es útil en el seguimiento de pacientes: la eficacia del tratamiento se evalúa mediante la reducción de la velocidad.

(La segunda parte de la ANALÍTICA GENERAL, la llamada BIOQUÍMICA GENERAL O ESTÁNDARD, se trata en el artículo del enlace: http://superandoelsida.ning.com/group/problemas-frecuentes-de-salud...)

Visitas: 141130

IMPORTANTE ANTES DE REGISTRARTE

Esta web tiene un carácter ABIERTO, por lo que recomendamos no usar tu verdadero nombre al registrarte para preservar mejor tu anonimato, ESTO ES MUY IMPORTANTE TENERLO EN CUENTA,  TU NOMBRE Y APELLIDOS, ASÍ COMO LOS COMENTARIOS QUE HACES AQUÍ, PUEDEN SALIR EN INTERNET

**********************************

Unirte es aceptar las

normas de uso de la red

******************************

Contactos personales:

habilitamos un espacio, ligado a ésta red social :
rayuela

© 2017   Creado por Manuel Garrido Sotelo.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio