Superando el Sida

Información objetiva que desmitifica el Sida

Lo digo, porque lo que los disidentes piden sobre todo, es EL DEBATE, que brilla por su ausencia. 

Si alguien está seguro de su opinión, obviamente no lo temerá, es más, se recreará pudiendo debatir, porque tiene las cosas claras y/o - está...abierto a cambiar de opinión, si los argumentos le convencen. 

"Creeré que el "VIH" causa el SIDA si antes me contestan unas pocas preguntas"

Encontré esta auto-discusión de un usuario de un Foro que se auto-pregunta sobre .... Con cierto toque de humor. Agrio. Me ha gustado y he pensado compartirlo con ustedes.

 

 

                                             "VIH/SIDA=epidemia de la irracionalidad"

Visitas: 252

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Ese foro que citas es para mí uno de los mejores que he visto sobre este tema, lástima que no lo haya podido seguir más que muy de vez en cuando por falta de tiempo, (desde luego se disfruta bastante escuchando a Putin reloaded o como se llame). Como no podía ser de otra forma, (porque es lo que siempre ha sucedido siempre que ha habido un debate libre y abierto sobre el tema), al final los "afirmacionistas del vih", creacionistas del sida, oficialistas o como se llamen, acaban en el más total de los ridículos. A veces alcanza niveles técnicos que a mí me sobrepasan con creces, pero se sigue bien lo que son las líneas argumentales, también alterna con algún rifirrafe e ingeniosos insultos que le dan amenidad al tema. Recomendable desde luego si tienes tiempo.

 

 

 

He vuelto a visitar esta web, porque la verdad es que una/o se...relaja leyéndoles. Lo recomiendo para todo aquel y toda aquella que se siente contaminada, maltratada, desgastada, deprimida, asustada, perdida, sola, rechazada, vacilante, mareada, (y por supuesto todos los /os) por el DRAGÓN EN EL GARAJE (fuente: www.burbuja.info ):

 

"Ese algo va a ser las respuestas (o mejor dicho la falta de ellas) de los creyentes "VIH/SIDA". Parece bastante difícil científicamente decir quehay algo ("VIH") que al mismo tiempo declaras que es indetectable en un 30% de las personas a las cuales está (presuntamente) matando esealgo

Este tema del "VIH" que no aparece siempre me recuerda al "Dragón en el garaje" que citaba Carl sagan en el (recomendadísimo,...

En mi garaje vive un dragón que escupe fuego por la boca.

Supongamos (sigo el método de terapia de grupo del psicólogo Richard Franklin) que yo le hago a usted una aseveración como ésa. A lo mejor le gustaría comprobarlo, verlo usted mismo. A lo largo de los siglos ha habido innumerables historias de dragones, pero ninguna prueba real. ¡Qué oportunidad!

- Enséñemelo – me dice usted.

Yo le llevo a mi garaje. Usted mira y ve una escalera, latas de pintura vacías y un triciclo viejo, pero el dragón no está.

- ¿Dónde está el dragón? – me pregunta.

- Oh, está aquí – contesto yo moviendo la mano vagamente -. Me olvidé decir que es un dragón invisible.

Me propone que cubra de harina el suelo del garaje para que queden marcadas las huellas del dragón.

- Buena idea – replico -, pero este dragón flota en el aire.

Entonces propone usar un sensor infrarrojo para detectar el fuego invisible.

- Buena idea, pero el fuego invisible tampoco da calor.

Se puede pintar con spray el dragón para hacerlo visible.

- Buena idea, sólo que es un dragón incorpóreo y la pintura no se le pegaría.

Y así sucesivamente. Yo contrarresto cualquier prueba física que usted me propone con una explicación especial de por qué no funcionará.

Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre un dragón invisible, incorpóreo y flotante que escupe un fuego que no quema y un dragón inexistente? Si no hay manera de refutar mi opinión, si no hay ningún experimento válido contra ella, ¿qué significa decir que mi dragón existe? Su incapacidad de invalidar mi hipótesis no equivale en absoluta a demostrar que es cierta. Las afirmaciones que no pueden probarse, las aseveraciones inmunes a la refutación son verdaderamente inútiles, por mucho valor que puedan tener para inspirarnos o excitar nuestro sentido de maravilla. Lo que yo he pedido que haga es acabar aceptando, en ausencia de pruebas, lo que yo digo.

Lo único que ha aprendido usted de mi insistencia en que hay un dragón en mi garaje es que estoy mal de la cabeza. Se preguntará, si no se puede aplicar ninguna prueba física, qué fue lo que me convenció. La posibilidad de que fuera un sueño o alucinación entraría ciertamente en su pensamiento. Pero entonces ¿por qué hablo tan en serio? A lo mejor necesito ayuda. Como mínimo, puede ser que haya infravalorado la falibilidad humana.

Imaginemos que, a pesar de que ninguna de las pruebas ha tenido éxito, usted desea mostrarse escrupulosamente abierto. En consecuencia, no rechaza de inmediato la idea de que haya un dragón que escupe fuego por la boca en mi garaje. Simplemente, la deja en suspenso. La prueba actual está francamente en contra pero, si surge algún nuevo dato, está dispuesto a examinarlo a ver si le convence. Seguramente es poco razonable por mi parte ofenderme porque no me cree; o criticarle por ser un pesado poco imaginativo… simplemente porque usted pronunció el veredicto escocés de “no demostrado”.

Imaginemos que las cosas hubiesen sido de otro modo. El dragón es invisible, de acuerdo, pero aparecen huellas en la harina cuando usted mira. Su detector de infrarrojos registra algo. La pintura de spray revela una cresta dentada en el aire delante de usted. Por muy escéptico que se pueda ser en cuanto a la existencia de dragones – por no hablar de seres invisibles – ahora debe reconocer que aquí hay algo y que, en principio, es coherente con la idea de un dragón invisible que escupe fuego por la boca.

Ahora otro guión: imaginemos que no se trata sólo de mí. Imaginemos que varias personas que usted conoce, incluyendo algunos que está seguro que no se conocen entre ellas, le dicen que tienen dragones en sus garajes… pero en todos los casos la prueba es enloquecedoramente elusiva. Todos admitimos que nos perturba ser presas de una convicción tan extraña y tan poco sustentada por una prueba física. Ninguno de nosotros es un lunático. Especulamos con lo que significaría que hubiera realmente dragones escondidos en los garajes de todo el mundo y que los humanos acabáramos de enterarnos. Yo preferiría que no fuera verdad, francamente. Pero quizás todos aquellos mitos europeos y chinos antiguos sobre dragones no eran solamente mitos…

Es gratificante que ahora se informe de algunas huellas de las medidas del dragón en la harina. Pero nunca aparecen cuando hay un escéptico presente. Se plantea una explicación alternativa: tras un examen atento, parece claro que las huellas podían ser falsificadas. Otro entusiasta del dragón presenta una quemadura en el dedo y la atribuye a una extraña manifestación física del aliento de fuego del dragón. Pero también aquí hay otras posibilidades. Es evidente que hay otras maneras de quemarse los dedos además de recibir el aliento de dragones invisibles. Estas “pruebas”, por muy importante que las consideren los defensores del dragón, son muy poco convincentes. Una vez más, el único enfoque sensato es rechazar provisionalmente la hipótesis del dragón y permanecer abierto a otros datos físicos futuros, y preguntarse cuál puede ser la causa de que tantas personas aparentemente sanas y sobrias compartan la misma extraña ilusión.

Carl Sagan

 

Parafraseo a Carl Sagan:


En ciertas personas hay un retrovirus llamado VIH que las mata de SIDA.

- Enséñemelo – me dice usted.

Resulta que en un 30% de las supuestas víctimas del retrovirus este no aparece por ninguna parte.

- ¿Dónde está el VIH en este 30% de enfermos de SIDA? – me pregunta.

- Oh, está en su sangre. Pero es muy, muy, muy difícil de detectar.

Me propone que hagamos un test de antígeno.

- Buena idea - replico -, pero el antígeno p24 se conjuga con los anticuerpos, y es por lo tanto muy difícil de detectar.

Me propone que rompamos en conjugado antígeno-anticuerpo.

- Buena idea -replico -, pero la ruptura del conjugado sólo mejora...


Me propone que examinemos al microscopio electrónico sangre fresca de "infectados por VIH" para así ver el "VIH".

- Buena idea -replico-. Pero el "VIH" no se ve en sangre sin tratar ya que está latente y no se expresa. Hay que cultivarlo... 

Me propone que cultivemos el virus.

- Buena idea – replico -, pero este virus es imposible de cultivar. Tenemos que 
cocultivarlo
 (un caldero de brujas bioquímico que no voy a relatar ahora)

Me propone entonces que lo cocultivemos.

Buena idea -replico-. Pero aún así en la mitad de los "infectados" el cocultivo no muestra nada.

Y así sucesivamente. Yo contrarresto cualquier prueba física que usted me propone con una explicación especial de por qué no funcionará.

Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre un virus indetectable y un virus inexistente? Si no hay manera de refutar mi opinión, si no hay ningún experimento válido contra ella, ¿qué significa decir que "el VIH está matando a los sidosos? Su incapacidad de invalidar mi hipótesis no equivale en absoluta a demostrar que es cierta. Las afirmaciones que no pueden probarse, las aseveraciones inmunes a la refutación son verdaderamente inútiles

La ironía terrible del caso que hay blogs que citan entusiásticamente a Carl Sagan... y que al mismo tiempo nos critican acerbamente calificándonos de acientíficos a quienes no creemos en el "Dragón en el garaje" de VIH que no es detectable por ningún test. 

Otra ironía terrible es que el mismo Sagan murió muy joven tomando "quimioterapia" para el cáncer, cuando la (supuesta) efectividad de la "quimioterapia" es otro "dragón en el garaje". 

* Todavía ningún creyente VIH/SIDA ha escrito que "sabemos que hay VIH porque hay anticuerpos"... al tiempo. 

* Espero al menos que no tendré que leer (y refutar) que alguien me diga la enorme simpleza de "sabemos que hay VIH porque el paciente tiene SIDA" (los supersticiosos "diagnostican" también así el mal de ojoSabemos que fulanito fue aojado porque se le muríó la vaca) .

Tengo unas cuantas preguntas más que hacer... el librito para médicos del primer post es una verdadera mina de diamantes (lo recomiendo, 37€ de nada) para cualquier "Negacionista del SIDA" (preferimos autodenominarnos Disidentes del SIDA, pero ya hasta me divierte el autollamarme Negacionista)."

Ilustrísimo y grandísimo miembro de la selecta élite de los gurús burbujistas
 

 

 

Responder a debate

RSS

IMPORTANTE ANTES DE REGISTRARTE

Esta web tiene un carácter ABIERTO, por lo que recomendamos no usar tu verdadero nombre al registrarte para preservar mejor tu anonimato, ESTO ES MUY IMPORTANTE TENERLO EN CUENTA,  TU NOMBRE Y APELLIDOS, ASÍ COMO LOS COMENTARIOS QUE HACES AQUÍ, PUEDEN SALIR EN INTERNET

**********************************

Unirte es aceptar las

normas de uso de la red

******************************

Contactos personales:

habilitamos un espacio, ligado a ésta red social :
rayuela

© 2018   Creado por Manuel Garrido Sotelo.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio